miércoles, 25 de abril de 2012

Un presente


-Buenos días, estoy interesado en adquirir una bicicleta estática.
-Aquí las tengo, ¿qué le parecen?
-No tienen ruedas.
-Claro, por eso son estáticas.
-¿Entonces no avanzan?
-Por supuesto que no. No avanzan ni retroceden en el espacio.
-¿Y en el tiempo?
-¿Cómo?
-Quizá avancen y retrocedan en el tiempo.
-Puede ser, depende de su imaginación.
-¿De mi imaginación?
-Eso es. ¿La tiene dinámica o estática?
-Yo diría que dinámica.
-En ese caso no tendrá ninguna dificultad para pedalear por el tiempo.
-¿Y adónde podría ir?
-Pues no sé, puede volver a su infancia.
-No quiero ir allí. Fui un niño bastante desgraciado.
-Diríjase entonces hacia su jubilación.
-No creo que sea buena idea, con lo gordo que estoy seguro que no puedo comer de nada y estoy postrado en la cama sin poder moverme.
-Haga entonces ejercicio, así perderá peso.
-¿Y cómo voy a hacer eso con una bicicleta sin ruedas?
-Dándole a los pedales.
-Pero no iré a ninguna parte.
-Quédese en el presente.
-Ya estoy en el presente, para eso no necesito una bicicleta estática.
-Quizá sea mejor entonces que adquiera una bicicleta con ruedas.
-¿Y adónde cree usted que podría ir?
-Pues, por ejemplo, a una tienda donde las vendan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada